Portada » Ediciones numeradas » Atlas de Mercator

EL ATLAS QUE HIZO POSIBLE GOOGLE MAPS

gerardus-mercator-firma

GERARDUS MERCATOR Y SU VISIÓN DEL MUNDO

atlas-de-mercator-mapamundi

Con el Atlas de Gerardus Mercator, tendrá la sensación de sobrevolar el mundo en una época tan fascinante como el Renacimiento. En estos mapas, en los detalles de cada uno de ellos se denota el bullicio de los descubrimientos y el entusiasmo humanista a encontrar y estudiar estos mundos lejanos.

E incluso las tierras más cercanas en este mapa cartográfico se han perfilado con ojos nuevos, los ojos de una época rompedora de los patrones medievales. Por su impresionante valor histórico, por la precisión y el detallismo de las figuras y los dibujos, por la inmensidad geográfica del proyecto y por el prestigio de su autor hemos decidido poner todo el personal calificado de nuestro Atelier a reproducir un facsímil de lujo. 

Hemos recopilado todos los mapas, cuidado su reproducción con técnicas que permiten que se admire plenamente el genio cartográfico de Mercator y se ha impreso en un papel idéntico al original. Adquiera nuestro facsímil de lujo del Atlas de Mercator junto a un libro de estudios que le permitirán apreciar aún más esta pieza irrepetible entre los mapas cartográficos. 

 

¿Quién fue Gerardus Mercator?

atlas-de-mercator-abierto2
atlas-de-mercator-abierto

Gerardus Mercator, nacido en Rupelmonde (en la actual Bélgica) el 5 de marzo de 1512, fue un cartógrafo flamenco famoso por idear la llamada «Proyección de Mercator». Lo novedoso de dicha proyección era que las líneas de longitud eran paralelas, lo cual facilitaba la navegación por mar al poderse marcar las direcciones de las brújulas con líneas rectas.

Antes de convertirse en uno de los cartógrafos, geógrafos y matemáticos más destacados de su época, fue un estudiante que supo llamar la atención de sus profesores debido a su talento, en la Universidad de Lovaina. 

Uno de ellos fue el también reputado Gemma Frisius, matemático y también astrónomo conocido en todos los Países Bajos, que le instruyó, además, en la elaboración de los mapas y lo empleó en su propio taller donde aprendió mejor el oficio que pronto sería su principal fuente de ingresos, y al que Mercator daría un nuevo giro con el paso de los años y sus avances.

 

Fue uno de los primeros en utilizar la palabra Atlas para designar a un conjunto de mapas, y estimuló a Abraham Ortelius a hacer el primer atlas moderno.

Posteriormente, Mercator comenzó a elaborar su propio atlas, que consistía en una versión corregida de los mapas de Ptolomeo.

Lamentablemente, Mercator falleció en 1594 sin haberlo terminado. Fue su hijo quien concluyó la obra publicando todos los mapas que habían preparado juntos.

 
atlas de Mercator
Contexto social e histórico de este antiguo mapa cartográfico

El atlas de Mercator se creó en un contexto social, cultural y político muy agitado, donde los grandes descubrimientos ampliaban un mundo que la peligrosa sombra de la Inquisición trataba de controlar. 

Guerras, enfermedades, un Imperio cada vez más inestable y el protestantismo ganando cada vez más terreno entre nobles e intelectuales, no facilitaron la vida a un hombre que también acabó en manos de la Inquisición. La suerte de no acabar ajusticiado en la hoguera por hereje, compartida con muy pocos, fue casi una obra milagrosa.

Pese a que muchas veces su labor y sus contactos le situaron nuevamente muy cerca del punto de mira, nunca detuvo su trabajo pues Mercator sabía muy bien que la cartografía era la nueva puerta hacia la apertura marítima y, por ende, hacia el descubrimiento y dominio de todo lo que conformaba el mundo. 

Desde sus inicios en el primer taller que formó con Gemma Frisius, hasta que tuvo su propio taller familiar, todos sus mapas, instrumentos cartográficos y artilugios que le eran encargados, le reportaban una fama como artista y maestro que solo su erudición pudo igualar, tal era su pasión por lo que hacía.

Esta pasión se puede percibir en cada uno de los detalles de cualquiera de sus mapas, compilados bajo el título Atlas, su “último” gran proyecto, que realmente le mantuvo ocupado durante varios años y fue terminado por su hijo tras el fallecimiento de Mercator.

 

El atlas de mercator, un proyecto transatlántico

El mundo, ahora casi dominado de un “extremo a otro” bajo el mismo emperador, Carlos V, precisaba ser conocido pero los mapas enrollables eran demasiado grandes, delicados, y difíciles de guardar cada vez que se requiriese para su uso, de modo que Mercator pensó en compilar todo el mundo dentro de un libro, el cual conocemos hoy como el Atlas Mercator. 

Sin embargo, este proyecto no se realizó de la noche a la mañana, ni tuvo la forma ni la extensión que hoy conocemos desde un principio, pues, además de ser un trabajo sumamente laborioso al que Mercator aplicaba su propia meticulosidad, los mapas iban cambiando prácticamente a diario, con cada nuevo descubrimiento, hallazgo o actualización, por lo que su Atlas fue publicado segmentariamente en varios volúmenes, y esos mismos reeditados a menudo para que todo fuese lo más exacto y fidedigno posible a la realidad.

No sólo quiso Mercator atrapar todo el saber cartográfico hasta entonces conocido, sino que también quiso rendir tributo a los padres de la cartografía entre los detalles que se aprecian en sus ricos mapas. 

Asimismo, no bastaba con recopilar visualmente ese conocimiento, y a cada mapa le acompaña un texto de estudio sobre el lugar o zona en cuestión para que el lector pueda tanto maravillarse con la sutil elegancia de cada trazo y gama de color, como cursar todo el conocimiento que recopiló disciplinariamente un erudito de la talla de Mercator.

 

 

gerardus-mercator

UN ATLAS FAMILIAR

Este Atlas se comenzó en 1578, y se compone de varios tomos en los que se recogen diferentes países y regiones del mundo que se iban añadiendo en cada edición. Aunque la autoría suprema de este Atlas pertenece a Mercator, la configuración del mismo fue un trabajo en equipo, pues hubiese sido imposible que sólo él llegase a configurar una obra de tal calibre en ese tiempo. De este modo, tanto sus hijos como algunos de sus nietos e, incluso, el grabador Jodocus Hondius y su hijo, participaron en el proyecto. Mercator murió antes de poder finalizar esta obra, trabajo que recayó en su hijo Rumold y que finalizó en 1595.

En el punto de mira de la Inquisición por motivos que aún no están del todo claros, puede que por tener contacto con algunos protestantes o sus ideas, su obra del Atlas fue censurada en algunos puntos o, incluso, el atlas completo en algunos lugares y ediciones. Sin embargo, la edición que aquí nos ocupa fue editada posteriormente, y revisada por un censor de la inquisición española que, curiosamente, vio con buenos ojos algunos comentarios del protestante Hondius, ya que arremetía contra el enemigo común, los musulmanes y la ley mahometana.

Se puede considerar al Atlas de Mercator como la más bella herramienta de cartografía. No sólo su utilidad fue requerida por personajes de diversas alcurnias, sino que su belleza cautivó a coleccionistas y admiradores de la cartografía. Cada mapa tiene señaladas las ciudades o lugares más importantes, representados con algún dibujo relacionado. También han sido los textos que acompañan a los mapas parte de la clave que hacen de este Atlas algo único, pues le confieren un carácter universal y didáctico. Los detalles de los dibujos, inclusive aquellos de la introducción son propios de unas manos hábiles y artísticas, llevadas por la mente de un científico, un admirador del mundo de la cosmografía, que investigó y estudió cada detalle antes de querer incluirlo en esta magnífica obra.

atlas-de-mercator-mapamundi2

ADQUIERA LA MEJOR EDICIÓN FACSÍMIL DEL ATLAS DE MERCATOR

La versión que cARTEm ha seleccionado para su elaboración facsímil es el original de su obra más famosa, Atlas sive Cosmographicae meditationes de fabrica mvndi et fabricati figura (Atlas, o meditaciones cosmográficas sobre la creación del universo y el universo en tanto creación) conservado de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, que cuenta con mapas primorosamente coloreados a mano, una de las pocas copias que quedan de este volumen completo y editado hasta la última página por el taller de Mercator. La que cARTEm BOOKS presenta, es la copia completa y más hermosa que el taller publicó en su día bajo sus planchas originales.

Además de estar impreso en 8 colores sobre papel de fabricación especial, idéntico al original, nuestra edición facsímil reproduce cada detalle de la encuadernación del siglo XVII, en piel de cabra marrón con estampaciones en oro y tejuelo con el título en oro.

Cada uno de los mapas está unido al siguiente por un complejo método llamado escartivana, lo que permite que sean contemplados en todo su esplendor, sin estar cosidos por el centro de cada mapa.

La acompaña un libro de estudio elaborado por Kevin R. Wittmann, un apasionado historiador que sumergirá al lector en el conocimiento de la cartografía y la historia en un ambiente fresco y claro para que cualquiera pueda disfrutar de principio a fin, hasta el último detalle.  

Por eso, queremos que disfrute de uno de los ejemplares de este facsímil.

 

Atlas de Gerardus Mercator

Anterior
Siguiente
MUY POCOS EJEMPLARES DISPONIBLES
EDICIÓN ÚNICA Y LIMITADA DE 375 EJEMPLARES

CARTOGRAFÍA Y MAPAS EN EDICIÓN FACSÍMIL

Gerardus Mercator

680 páginas con 146 mapas a página doble coloreados a mano.

Jodocus Hondius​

430 x 300 mm.

BG / 52041 de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca

375 ejemplares.

AÑO: 2015

 

seguro que también le gusta...

Consúltenos para más información.

Puede ponerse en contacto con nosotros por teléfono, email, visitando nuestra oficina de Salamanca pidiendo cita previa o cumplimentando el siguiente formulario.

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!