Portada » Archivo de CM Editores Cartem

Autor: CM Editores Cartem

Buffon Picasso Dora Maar

El Bestiario de Pablo Picasso

 

comprar buffon picasso
Buffon Picasso-Toro

Picasso siempre se sintió identificado con algunos animales (o al menos con los animales mitológicos como el minotauro o el fauno). También los toros, en todas sus manifestaciones, tienen una tremenda importancia en su obra al igual que los caballos. Sin embargo, su trabajo más relacionado con la fauna animal en su conjunto, y denominado también Bestiario de Pablo Picasso, es la interpretación que hizo de la Histoire naturelle del Conde de Buffon.

 

Buffon Picasso, un bestiario de grabados

Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon, fue un aristócrata francés del siglo XVIII, que realizó una tarea titánica: realizar una clasificación completa de la fauna, la flora y el mundo mineral inédita hasta ese momento.

Durante la vida de Buffon, aparecieron treinta y seis volúmenes de la Histoire naturelle bajo su autoría explícita: uno de los esfuerzos más exhaustivos y monumentales que haya hecho un hombre (con alguna ayuda de sus amigos, por supuesto) en la ciencia o la literatura. Su colega Lacépéde publicó los últimos ocho volúmenes (de un total de cuarenta y cuatro en la primera edición completa), sobre reptiles y peces (incluidas las ballenas), después del fallecimiento del conde.

Como decíamos al principio, dados los antecedentes y los gustos de Picasso, no fue complicado para su editor, Ambroise Vollard, convencerle para realizar una interpretación de una obra tan fascinante como la Histoire naturelle desde su forma de ver los animales.

Dicha interpretación goza del prisma característico de Picasso, pero destaca aún más la historia personal que encierra el ejemplar que fue regalado a Dora Maar.

El 17 de enero de 1943, ofrece a su modelo favorita y amante durante siete años, una copia del bestiario grabado. Regresa una semana después y le añade al libro cuarenta y cuatro dibujos en plumilla y gouaches con nuevas representaciones de animales, algunos de ellos con rostros humanos, concretamente los de ellos dos.

buffon picasso obra facsímil

Manuscrito de dibujos de Picasso

Este “manuscrito”, o única copia personalizada por el artista, conocido como el Bestiario de Pablo Picasso, no tiene equivalente entre los libros de Picasso. Excepcional por el número y la calidad de los dibujos, pero también por las claves personales que dejan estas nuevas creaciones.

Picasso, acostumbrado a pintar solo sobre su vida y lo que le pasa en ella, quiere reflejar en este espléndido regalo el final de un amor tan intenso como cruel.

Somos privilegiados cuando, en pleno siglo XXI, podemos deleitarnos en los textos escritos minuciosamente por Buffon, justo antes de la revolución francesa, mientras nos recreamos en las interpretaciones de los animales a los que corresponden dichos textos creados por el artista más importante del siglo XX, Pablo Picasso, en plena Segunda Guerra Mundial. Y lo hacemos además, mientras somos testigos mudos de los vestigios del fin de una relación amorosa tan intensa como atormentada.

Dora Maar Buffon Bestiario de Pablo Picasso

Erasmo de Rotterdam Alberto Durero

Alberto Durero el pintor de las estrellas

Desidero Erasmo de Rotterdam (c. 1469-1536) era lo más parecido en su época a una estrella del Rock, pero podemos afirmar que fue Alberto Durero el pintor de las estrellas.

Erasmo de Rotterdam fue un intelectual cosmopolita que vivió y viajó en varios países europeos, lo que le permitió hacer amistades muy influyentes tanto en las cortes como en las universidades (cuya concepción moderna tanto le deben a sus ideas).

Los eruditos de varias naciones le consultaban a menudo, sus obras escritas le hicieron muy famoso y durante un tiempo donde quiera que fuera se le recibía con honores y lo aclamaban por igual nobles, religiosos e intelectuales.

Por eso se dice que era “el equivalente renacentista a una estrella internacional”.

Como todas las personas brillantes no estuvo exento de polémica. Su posición privilegiada y la resonancia que tenían sus palabras le llevó a poner de manifiesto los abusos cometidos por los papas y por algunos clérigos pero también criticó por su hipocresía a quienes decían querer reformar la iglesia.

Finalmente, como toda buena “estrella del rock”, su figura entró en declive. Quienes le aclamaban, le rendían honores y le pedían consejo acabaron pidiendo su cabeza y tachándole de cobarde y hereje.

Alberto Durero el pintor de las estrellas hizo varios dibujos de Erasmo y el grabado que ha quedado para la posteridad y que se reprodujo en muchos de sus textos.

Erasmo no fue la única estrella internacional que Durero retrató. En nuestra obra facsímil Grabados Profanos y Sagrados también hemos querido incluir varios grabados de personalidades de su época, realizados por él, que ponen de manifiesto su importancia como retratista.

Entre dichos retratos, además de Erasmo, encontramos a Maximiliano I, el emperador, la máxima autoridad política de Europa. También a Alberto de Brandemburgo,  arzobispo alemán y elector del Sacro Imperio Romano Germánico. Y como no, a Willibald Pirckheimer, abogado, humanista, militar y hombre de negocios. Un hombre tremendamente popular en su época. Todas estas imágenes se pueden contemplar en nuestra lujosa obra Absolute Durero.

Realizar los retratos de personalidades de tan distintos ámbitos (política, religión, cultura y negocios) es algo así como si ahora un artista recibiera el encargo de retratar al Papa Francisco I, a Donald Trump,  a un premio Nobel de literatura (¿nos valdría Bob Dylan?) y a un empresario de éxito como Bill Gates. Ese sería el equivalente más aproximado en nuestro tiempo. ¿Se dan cuenta del poder y el prestigio que tenía Durero para recibir estos encargos?

Alberto Durero Erasmo de Rotterdam

historia del civitates orbis terrarum

Historia del Civitates Orbis Terrarum

En CM Editores estábamos dando nuestros primeros pasos con muchas ganas, pero también eran momentos muy complicados, debido a la tremenda crisis económica que ya empezaba a hacerse notar. En tales circunstancias y pese a nuestro entusiasmo, editar una obra tan compleja y extensa como es el “Civitates Orbis Terrarum” (nada menos que seis volúmenes con casi 600 planos de ciudades de gran formato) parecía una auténtica locura por el coste humano y material que implicaba y aún teníamos dudas al respecto. Ahora queremos compartir con ustedes nuestra experiencia en la Historia del Civitates Orbis Terrarum.

 

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos”.

Así comienza la clásica obra de Dickens con la que he querido ilustrar esta entrada del blog.

También era el mejor y el peor de los tiempos cuando hablé por primera vez con José Luis Casado Soto.

En aquel entonces José Luis era aún director del Museo del Cantábrico, y yo un editor novel que estaba buscando a la persona idónea para realizar el volumen de estudios de una edición facsímil que si salía mal podría arruinarnos. Un amigo común me pasó su número y le llamé, como había hecho previamente con otros especialistas, para hablar sobre el proyecto y así valorar su viabilidad comercial.

Hablamos casi un par de horas por teléfono y su pasión por la obra resultó contagiosa. Me contó que llevaba casi 30 años estudiando el «Civitates Orbis Terrarum», que había recorrido las bibliotecas de medio mundo comparando originales, buscando las fuentes de las que bebieron sus autores y también siguiendo el rastro de las derivaciones del mismo que habían surgido en los siglos posteriores.

Si me quedaba alguna duda de si debíamos o no editar la obra facsímil se disipó en aquel momento. Además había encontrado a la persona idónea para realizar el estudio. Tanto es así que esperamos casi un par de años, mientras superaba algunos graves problemas de salud, hasta que pudo comenzar a trabajar en el proyecto.

Cada vez que nos reuníamos o hablábamos por teléfono me decía: “¡Todo el mundo tiene que saber que tenéis la edición facsímil del Civitates!”, y yo salía de su estudio/biblioteca con ganas de comerme el mundo y de vender todos y cada uno de los ejemplares aún disponibles. Nos gustaba mucho hacer planes.

Era de esas personas que son más sabias de lo que tú podrías ser en dos vidas, pero que te hablan como si supieras lo mismo que ellos. De esos tipos que saben tanto que te enseñan casi sin darse cuenta y que nunca te pondrán en evidencia. Tenía un tacto y una elegancia realmente escasos en el mundo de la cultura.

Lamentablemente la fatalidad hizo que no pudiera ver terminado el estudio de la obra que le fascinó en vida y sobre la que investigó más de tres décadas. Con la ayuda de su buen amigo (y ahora también nuestro), Agustín Hernando, pudimos terminar el libro de estudio del Civitates que recientemente hemos entregado a los suscriptores que tan pacientemente han esperado para poder leer la que a la postre ha sido la obra póstuma de José Luis Casado.

Como homenaje en esta historia del Civitates Orbis Terrarum hemos querido dedicarle la portada, colocando en ella a su amada ciudad: Santander. Si ahora mismo nos estuviera viendo, conociendo su discreción posiblemente no diría nada al respecto, pero estoy seguro que no podría evitar esbozar una leve y sincera sonrisa de satisfacción.

In memoriam  – José Luis Casado Soto

(Santander, 21 de junio de 1945 – Torrelavega, 4 de septiembre de 2014)

libro de estudios del Civitates Orbis Terrarum

edición de facsímiles rompiendo reglas

Edición de facsímiles: rompiendo las reglas (no escritas)

Desde pequeños nos dicen constantemente que no podemos hacer tal o cual cosa, ¿verdad? Normalmente hacemos caso a ese tipo de advertencias pues son para nuestro bien. No obstante, desafiar lo establecido, romper con la forma de pensar imperante e ir un paso más allá es lo que ha permitido a la humanidad avanzar en diversos campos del conocimiento científico y tecnológico. Nada está más lejos de nuestras humildes pretensiones que compararnos con las mentes más brillantes de la Ciencia. Sin embargo, había una ley no escrita en la edición de facsímiles por la cual el campo de actuación de las editoriales se limitaba a los códices medievales y/o, como mucho, los incunables (siglo XV o principios del XVI en el caso de las impresiones hechas en el Nuevo Mundo).

Edición facsímil de la España Artística y Monumental

Tanto es así que nuestro nombre comercial CM EDITORES, viene de la C de Códices y la M de Medievales. Pero, en realidad, pronto nos dimos cuenta que nuestro objetivo era reproducir los libros más bellos, fueran del siglo que fueran, si la obra realmente merecía la pena.

Eso fue lo que ocurrió cuando se cruzó en nuestro camino (algún otro día explicaremos como) la espectacular obra de Jenaro Pérez de Villaamil y Patricio de la Escosura: “España Artística y Monumental”, realizada en París en la primera mitad del siglo XIX.

La proximidad cronológica, unida a las dimensiones de la obra (540 x 380 mm.), así como a la longitud (tres magníficos volúmenes de más de 200 páginas cada uno) y los convencionalismos imperantes, de los que antes hablaba, hacían que, pese a su belleza, fuera una obra cuya edición facsímil, en buena lógica, deberíamos haber desistido.

Sin embargo, era tal la importancia que tuvo para un movimiento fundamental en la Historia del Arte, el Romanticismo, (del que esta obra es su máximo exponente en España) y la singular belleza que poseían todas y cada una de las 144 litografías realizadas por Hausser a partir de los diseños de Villaamil que decidimos ignorar las voces que decían que no lo hiciéramos y seguimos adelante.

Recuerdo los comentarios de algunos otros editores que le decían a agentes comerciales y clientes “lo equivocados que estábamos” con esta obra. Al final ellos han acabado editando obras de la misma época pero de una menor importancia, así que tan equivocados no estaríamos.

 

Los libros más bellos del mundo

Hace un tiempo, en el XXI Congreso Español de Historia del Arte celebrado en Santander, nos encontramos con la profesora Matilde Mateos, de la Universidad americana de Siracusa. Ella tuvo una ponencia sobre la España Artística y Monumental de Pérez de Villaamil y tuvimos la oportunidad de charlar un poco antes de su intervención. Me emocionó especialmente su afirmación que a raíz de nuestra edición facsímil se habían reactivado las investigaciones y el interés por una obra fundamental para el movimiento romántico español y que desde Estados Unidos había mucho interés por estudiar más a fondo el monumental trabajo que realizó el genial artista originario de El Ferrol.

Después de hablar con ella nos reafirmamos aún más en nuestra política de edición de facsímiles y seguir apostando por lo distinto, por ir más allá, por perseguir la belleza sin importar los convencionalismos o las ideas preestablecidas. Al fin y al cabo, lo nuestro es editar los libros más bellos del mundo. Las demás editoriales pueden seguir haciendo, si ese es su deseo, los libros de siempre, con las mismas temáticas y técnicas de siempre e incluso seguir reeditando algunas obras en edición de facsímiles con las excusas o los motivos que les parezcan válidos. Mientras tanto nosotros seguiremos intentando ir siempre un paso más allá, un paso por delante de todos. A estas alturas no creo que haya nadie que nos diga que no podemos hacerlo, ¿no creen?