Portada » Art Book » Art Book. Las Profecias de las Sibilas

El RECORRIDO DEFINITIVO POR LA HISTORIA DE ESTAS FIGURAS MITOLÓGICAS

P. V. P.

IVA INCLUIDO.

Gastos de envío incluidos en Península y Baleares.

La vida e historia de las sibilas

¿Por qué se relacionó la doctrina católica con unas pitonisas paganas? ¿Incluso, reservándoles un lugar en los programas artísticos y religiosos de la Edad Media y el Renacimiento?

Este Art Book responderá a esta pregunta recorriendo los diez siglos de historia e iconografía de las sibilas, desde los mosaicos de Santa María la Mayor en Roma (siglo V) hasta el manuscrito del 1500 que salió taller de Jean Poyer y que aquí analizamos en profundidad.

Asimismo, se analiza la relación entre el Libro de Horas de Luis de Laval y el Codex Iconographicus 414, al tiempo que se realiza un estudio detallado de las miniaturas que permite establecer la trama de relaciones con los otros ciclos iconográficos del siglo XV, especialmente, el ciclo Orsini y sus epígonos (sobre todo los grabados del libro de San Filippo Barbieri y los de Baccio Baldini) y el Libro de grabados de San Galo.

Contiene imágenes en alta resolución de algunas de las mejores bibliotecas del mundo: la Biblioteca nacional de Francia, la Biblioteca del Arsenal de París, la Morgan Library, la Biblioteca Estatal de Baviera, la British Library…

Sibilas. Raffaello di Monteluppo. Tumba de Julio II en San Pietro in Víncoli (Roma), ca. 1544-45.

¿Qué era una "sibila"?

Según Giovanni Boccaccio, en 1375, una sibila es la que lleva a Dios en la mente.

Catorce siglos antes, Varrón señaló proviene de un término griego, “siboulen”, que significa voluntad de Dios” o “designio de Dios”.

Por tanto, las sibilas son aquellas que interpretan la voluntad de Dios, inspiradas por el pensamiento divino.

Sibilas. Rafael. Capilla Chigi. Santa Maria della Pace (Roma), ca. 1514.

Las 12 Sibilas

Los cristianos hablande hasta doce sibilas. En el s. I a. C., Marco Terencio Varrón realizó una lista de hasta diez sibilas.

Más tarde, tuvo gran repercusión el ciclo completo de sibilas que se encuentra en la Camera paramenti del palacio romano del cardenal Orsini. Aunque esa iconografía seguía la formulación original, se añaden dos nuevas sibilas: la Europa y la Agripa. Además, se asignó una profecía relativa al nacimiento de Cristo a cada una de ellas. Esas doce sibilas aparecen representadas en el Códice Iconographicus 414 de l Biblioteca Estatal de Baviera, de la siguiente manera:

Sibila Pérsica

“He aquí la bestia. La pisotearás. Y nacerá el señor del orbe terrestre. Y el regazo de una virgen será la salvación de los pueblos.”

Sibila Líbica

“He aquí que vendrá un dios (…) verán al rey de los vivientes y lo sostendrá a él una virgen en su regazo como dueña de los pueblos y reinará con misericordia y el útero de su madre será balanza de todos.”

Sibila Eritrea

“Desde el excelso habitáculo de los cielos, Dios ha observado a sus siervos y nacerá en los postreros días de una virgen hebrea [su] hijo en la fundación del mundo.”

Sibila Cumana

“Ya vuelve la Virgen (…); ya desciende del alto cielo una nueva progenie. Gobernando tú, si quedan algunos vestigios de nuestro error, se disolverán para siempre las desgracias (…) [Favorece] al niño que nace que termina la edad de hierro e implanta una estirpe de oro.”

Sibila Samia

“Llegará el día en que nacerá un niño de una mujer pobre y las fieras de la tierra le adorarán, clamarán y dirán: ‘alabadlo en las alturas'”.”

Sibila Cimeria

“En el primer decano (“facies”) de Virgo asciende una virgen honesta y con atavío de mujer y de limpia cara (“facies”), de cabello largo y sentada sobre una cama alimentando dándole leche al niño, a quien algunos llaman Jesús.”

Sibila Europa

“Llegará aquél, traspasará colinas y montes y los ríos del Olimpo; reinará en pobreza y dominará en silencio; nacerá del útero de una virgen.”

Sibila Triburutina

Flagelará el excelso mismo desde el Olimpo a los poderosos de la tierra y afirmará su decreto en el cielo; se anunciará una virgen en los valles del desierto en manos de infieles y después así mismo le propinarán bofetadas con sus manos al Señor y recibirá puñetazos. Callará y no piensa de qué modo ni de dónde le venga una palabra [de respuesta].”

Sibila Agripa

“Esta profecía de éste se palpará como verbo invisible y germinará como raíz y se secará como una hoja y no aparecerá su genealogía. Y dios llorará con sempiterna alegría y por los hombres será pisoteado como un pecador.

Sibila Délfica

“Debe nacer de una mujer de la estirpe de los judíos, sin coito con su esposo, un profeta, Hijo de Dios, de nombre Jesús, que será entregado por manos de infieles y será coronado con una corona de espinas.”

Sibila Helespóntica

“Jesús el Cristo nacerá de una mujer casta. Feliz el dios aquel que pende de un alto leño.”

Sibila Frigia

Nacerá Cristo en Belén y será anunciado en Nazaret. En la época de gobierno de Tauro Pacífico. ¡Oh! ¡Feliz la madre cuyos pechos lo amamanten! Lo colgarán de un madero y lo matarán, y no les valdrá de nada porque al tercer día resucitará. Y se mostrará a sus discípulos y ascenderá el cielo mientras ellos mismos lo ven. Y de su reino no habrá fin.”

El manuscrito:
Codex Iconographicus 414.

Dicho Art Book se basa en un códice conservado en la Biblioteca Estatal de Baviera, en Múnich, bajo la signatura de Codex Iconographicus 414.

Este manuscrito se le atribuye al taller de Jean Poyer y consta de 25 miniaturas iluminadas en la ciudad francesa de Tours en torno a 1490-1500.

Formó parte de la colección del duque Maximiliano I de Baviera en 1641-42. A comienzos de siglo XIX estaba en el colegio de los jesuitas de Múnich, desde donde pasó en 1843 a la Biblioteca Estatal de Baviera.

Su importancia la reconoció Durrieu en 1892, cuando observó su estrecha relación de dependencia del Libro de Horas de Luis de Laval. 

Miguel Ángel Buonarrotti culminaría un milenio de iconografía de las sibilas en la espléndida serie de la capilla Sixtina. Cinco sibilas paganas y siete profetas cristianos aúnan su mensaje para expresar que predijeron el fin de los tiempos, representado en el Juicio Final de la capilla, donde se celebran los cónclaves para la elección del Papa.

Sibila Líbica. Miguel Ángel. Capilla Sixtina. Ciudad del Vaticano (1508-1512)

Sibila Eritrea. Miguel Ángel. Capilla Sixtina. Ciudad del Vaticano (1508-1512)

Sibila Délfica. Miguel Ángel. Capilla Sixtina. Ciudad del Vaticano (1508-1512).

 

Sibila Cumana. Miguel Ángel. Capilla Sixtina. Ciudad del Vaticano (1508-1512).

Sibila Pérsica. Miguel Ángel. Capilla Sixtina. Ciudad del Vaticano (1508-1512)

Las sibilas formaron parte del mensaje cristiano

Pretendían constatar que también los paganos, a pesar de su ceguera moral, habían descubierto involuntariamente indicios de la revelación cristiana.

Las sibilas se convierten en personajes que anuncian la Encarnación y desvelan los indicios de la Segunda Venida de Cristo en el fin de los tiempos. Esto los transforma en testigos paganos de la Revelación a lo largo de todo el arte medieval y renacentista, signos del futuro que predicen la instauración de la Igleisa Universal y del Juicio Final. 

El papel de estas mujeres en la Historia de la Salvación las convertía en una suerte de «mujeres ejemplares», para lo cual su condición pagana no era óbice, dada la conpceción del cristianismo que habían contado con señeros precursores entre los más ilustres filósofos paganos, incluyendo a las sibilas.

El caballero, la muerte y el diablo. Buril; 248 x 191 mm. BNE: Invent/42704.

El caballero, la muerte y el diablo. Buril; 248 x 191 mm. BNE: Invent/42704.

Y, ocuparon un lugar destacado en el arte y la liturgia cristiana medieval

Estuvieron presentes en las iglesias cristianas durante siglos a través de la vista y el oído. 

El resurgimiento de la Antiguedad que se desarrolló en el Renacimiento, tuvo como fundamento la admiración por los modelos formales antiguos, y en consecuencia, también la mitología y otros motivos pagaron se utilizaron como imitación de la Antiguedad.

A menudo, los temas religiiosos y los paganos se yuxtaponen en el arte del renacimiento de forma compleja. Hoy sabemos que el Renacimiento era el conjunto de corrientes anticlásicas que no desaparecierion nunca del arte de la época, y los motivos paganos con frecuencia se entrelazaron con el mensaje cristiano. 

Las sibilas despiertan un interés singular a partir del s. XV, y las inserciones figurativas de la Sibila en el arte medieval derivan en ciclos iconográficos completos, cuyo mensaje es netamente cristiano. 

La incorporación de estas imágenes en el arte cristiano, frecuentemente se asociaron con los profetas del Antiguo Testamento, remite al anuncio de la Redención de los pecados asociada con la Encarnación y la Segunda Venida de Cristo al final de los tiempos. En el Renacimiento, este significado cristiano se verá potenciado, como vemos en la capilla Sixtina o en el manuscrito de Jean Poyer.

En épocas anteriores, desde el polítpico de Gante de Jan van Eyck a la capilla Sassetti de Ghirlandaio, los significados dd elas imagenes de la Sibila adquieren matices poliedricos, revistiendose de tintes politicos o de precurosras de la Encarnación de Cristo

En el Renacimiento, el tema iconográfico de las sibilas atraerá la atención de los humanistas, porque trae el problema crucial, el de la teología antigua, una auténtica piedra de toque del Humanismo renacentista, que permite justificar que la dedicación de los humanistas a exhumar los textos paganos constituye un afán por hallar indicios de verdad cristiana en el seno de las peligrosas falacias paganas.

¿Quiénes son los autores de este Art Book?

Alejandro García Avilés, Catedrático de Historia del Arte por la Universidad de Murcia y Director del Centro de Estudios Visuales

Antonia Martínez Ruipérez, investigadora doctorada contratada en la Universidad de Murcia.

Preguntas frecuentes sobre condiciones de envío, devoluciones, COVID-19, formas de pago...

DETALLES DE LA OBRA

A todo color con papel semi-mate de 150 gramos.

400 páginas con 353 dibujos, grabados y fotografías a color.

21 X 29’7 cm

Cartoné glasofonado, plastificado en mate y lomo redondeado

ALEJANDRO GARCIA AVILÉS, Catedrático de Historia del Arte por la Universidad de Murcia y Director del Centro de Estudios Visuales.

ANTONIA MARTÍNEZ RUIPÉREZ, investigadora doctorada contratada en la Universidad de Murcia.

Consúltenos para más información.

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!